Concepto de potable

La palabra potable, procede del latín “potabilis” y a su vez este término se derivó del verbo “potare” que significa beber.

El calificativo potable se aplica al agua que es apta para ser consumida por las personas sin traer trastornos a la salud. El agua es absolutamente necesaria para el organismo recomendándose unos dos litros por día para mantenerse saludable, pero siempre que esta agua no esté contaminada con agentes biológicos químicos o radiactivos, no tenga excedentes de minerales y tenga un PH de entre 6,5 y 9,5.

Solo el agua dulce es apta para beber, que es el 3 % del total de agua de nuestro planeta que es de 1.400.000.000 de km. cúbicos de agua. Solo el 0,3 % de ese 3 % de agua dulce está en ríos, lagos y arroyos. El 19 % es agua subterránea, el 0,7 % está en la atmósfera, y el 80 % se encuentra congelada en zonas polares.

La potabilización es el proceso por el cual el agua común se transforma en potable. Añadiendo cloro, aplicando ozono o irradiando con rayos ultravioleta puede lograrse esta conversión en aguas subterráneas o manantiales. Si el agua de ríos o arroyos se hierve se eliminan las bacterias pero debe dejarse reposar para que los elementos tóxicos queden en el fondo.

En las ciudades existen plantas potabilizadores que se encargan de la potabilizacion del agua que captan de fuentes de aguas superficiales. El agua llega a la planta se la eleva con bombas, se le añade un coagulante, se la deja reposar para que decante, se la filtra, se le agrega cloro y también cal para equilibrar la acidez, estando ya lista para distribuirla por una red de cañerías.

A pesar de hacerse el proceso de potabilización el agua potable puede contener sustancias muy nocivas como el arsénico, el zinc, el cadmio o el cromo si estos elementos están presentes en el suelo por donde el agua fluyó. Los desechos industriales son responsables de la mayoría de estos contaminantes y también el mal estado de las tuberías.

Según estimaciones de la ONU alrededor de 900.000.000 de personas carecen en el mundo de agua potable, especialmente las que viven en África.

Por extensión se dice que algo es potable cuando es factible de realizarse, es bueno o provechoso: “Este proyecto es potable, creo que es muy factible de llevarlo a cabo” o “Es una persona potable, muy abierta al diálogo y comprensiva”.