Concepto de poste

La palabra poste tuvo origen el latín “postis” designando los lados de puertas o ventanas que de modo vertical le sirven de sostén.

Cuando actualmente hablamos de poste nos referimos a un elemento duro y en general resistente colocado verticalmente que se usa con diversos fines, que pueden ser de base o sostén, como por ejemplo los postes de luz que sujetan el cableado eléctrico; o los potes de telefónicos o de televisión por cable; o de señalización: “Fíjate en los distintos postes de la cuadra, que allí están señalizadas las diferentes paradas de colectivos, para ver donde para el que tú necesitas”.

Los postes de luz sirven además de para spstén del cableado, para que el servicio de alumbrado público, en calles, carreteras, parques y plazas, pueda efectuarse desde cierta altura, pendiendo las lámparas de ellos: “No te apoyes en el poste de luz, podría caerse ya que no está en buen estado de conservación” o “La tormenta ha derribado el poste de luz y es un gran peligro”. El alumbrado público por electricidad recién se conoció en España en 1881 y en Rumania en 1884.

En el campo, los postes sirven para alambrar, colocándolos a cierta distancia unos de otros, para servir de sostén a los alambres, que delimitarán la propiedad del campo: “Coloca los postes de alambrado y luego alambra, para poder así impedir que escapen los animales o que intrusos invadan el terreno”.

Entre los materiales que se usan para hacer postes están la madera, el hormigón y la piedra.

En ciertos deportes, como el fútbol, los postes se colocan también verticalmente para definir el área que ocupa la portería o arco: “El jugador pateó el balón con el propósito de hacer un gol, pero la pelota rebotó contra el poste”.

Por extensión, decirle a alguien que es un poste es un insulto, pues se lo está tildando de tonto, de distraído o de torpe.