Concepto de contundente

La palabra contundente es un adjetivo que procede del latín “contundens”, a su vez derivado del verbo “contundere”, integrado por el prefijo totalizador “con” y el verbo “tundere” que se traduce como golpear.

Contundente sería algo que golpea con fuerza abrumadora, con efecto certero y, a veces, dañino, y provoca una contusión, que es una lesión material o física, que no penetra en el cuerpo pero puede afectarlo, provocando lesiones superficiales, si la fuerza no fue tanta, o lesionar órganos internos o fracturar huesos, si se trata de un animal vertebrado o una persona, y se ha realizado con más violencia. También pueden recibir las cosas, golpes contundentes, y sufrir deterioros, en algunos casos, dependiendo de su fragilidad. Se hacen con objetos no filosos o puntiagudos, sino duros y romos, que se denominan objetos contundentes, por ejemplo, un palo, la culata de un revólver, una maza, un jarrón, una piedra, un ladrillo, etcétera.

Ejemplos: “Azotó la pared con una maza para derribarla, y lo logró tras varios golpes contundentes”, El hombre se cayó sobre un poste de alumbrado y recibió un golpe contundente en su espalda”, “El delincuente le dio a la víctima un golpe con un objeto contundente y la mató, pero aún no se ha encontrado el arma asesina, que se sospecha pudo ser una estatuilla que desapareció de la escena del crimen”.

Por extensión, y figuradamente, se dice que es contundente, aquello que es certero, preciso, rotundo, tajante y/o convincente, no dejando lugar a dudas o réplicas, por ejemplo: “El candidato a gobernador demolió los argumentos de su opositor, con contra argumentos contundentes”, “La contundente negativa de la madre a autorizarlo a viajar con sus amigos, dejó al joven muy acongojado, pues debe contar con su autorización ya que es menor de edad”, “El profesor fue contundente cuando les dijo a sus alumnos que las faltas de respeto no serían toleradas, ni hacia él ni entre compañeros”, “Fue contundente el triunfo de mi equipo de fútbol, ya que ganó el partido por cinco goles a cero” o “Las pruebas que presentó el actor en el juicio fueron contundentes, y no cabía duda, por lo tanto, que el demandado tendría una sentencia condenatoria”.

También se aplica a aquellos eventos que son decisivos y tienen un efecto muy impactante, al modo de un golpe emocional, por ejemplo: “La película tuvo un final contundente, que me dejó sin palabras, pues fue muy trágico”.

Buscar otro concepto