Concepto de grifo

La palabra grifo, procede del griego γρύψ (léase grýps) de donde lo tomó el latín como “gryphus”, término que se aplicaba a una bestia mitológica oriental, que tenía cuerpo de león, pero ocho veces más grande que uno común, de pelaje amarillento, larga cola y poderosas patas; y cabeza de águila, con pico afilado y alas doradas. En Grecia, estas bestias estaban consagradas al dios Apolo, a quien le cuidaban los tesoros, haciendo lo mismo con el vino del dios Dionisio. La asociación de los romanos fue entre grifos y la diosa de la venganza, Némesis.

Era frecuente encontrar figuras de grifos en el arte antiguo, decorando galerías palaciegas y salas del trono.

Por tener originariamente, forma semejante a esa bestia, se llama grifo, a la llave que regula la entrada y salida del agua o de otros fluidos por una cañería, ubicada en casas particulares, en empresas y otras instituciones públicas o privadas, ya que el agua es un elemento esencial. Los grifos se accionan al girar la llave, manualmente, aunque modernamente, algunos grifos se abren colocando la mano debajo de ellos, pues cuentan con un sensor. Además de la llave, el grifo posee un caño que conduce el agua, desde una red potable, hasta la boca de salida, pudiendo la llave cerrar el paso, abrirlo y determinar la cantidad que sale por ella. Pueden ser de agua caliente o fría, o cumplir uno solo amabas funciones. Los grifos de desagüe se colocan a bajo nivel, para permitir el vaciamiento de una instalación.

Los creadores de los primeros grifos fueron los romanos, pues necesitaban de un mecanismo para regular el paso de agua que llegaba a las casas de los patricios. Consistían en insertar en la tubería de agua, de modo transversal, un cilindro perforado. Fue recién a comienzos del siglo XIX, cuando en Inglaterra se patentó el grifo a rosca, que, al girarla, hacía presión en una arandela de goma.

Ejemplos de uso: “hay poca agua en el tanque, si no cierras el grifo, se acabará muy pronto”, “Mi casa es antigua y sus grifos son de bronce” o “El grifo de la pileta de la cocina, pierde agua”.

La expresión “abrir el grifo” hace referencia, en sentido figurado, a dejar salir dinero, para gastarlo o invertirlo, por ejemplo: “El gobierno abrió el grifo para comenzar a hacer obras públicas”.

En Perú se le dice grifo, a los establecimientos que expenden combustibles, llamados en otros lugares, gasolineras, estaciones de servicio, bombas o bencineras.

Se califica también de grifo al cabello ondulado, enrulado o encrespado.

En Colombia son grifos, quienes se muestran arrogantes y soberbios.

A quienes han abusado del alcohol o de la marihuana, se los llama grifos, en México y Honduras.