Concepto de balde

Balde, es una palabra homógrafa, ya que existe un “balde”, de etimología incierta, sinónimo de cubo o cubeta, porque su forma se parece a la de un cubo o a un cono invertido, que tiene un asa o manija semicircular, que se agarra en sus extremos, de los lados superiores del balde, y se eleva sobre el mismo, siendo un recipiente hecho con materiales diversos: primero se fabricaron en madera y zinc, y luego en metal o plástico, siendo su uso más difundido, el de servir para transportar líquidos, que se colocan en su interior; aunque nada obsta, y de hecho se utiliza, para que puedan trasladarse materiales sólidos.

Los baldes son de tamaños variables, aunque, lo más común, es que su capacidad sea de cinco litros. Es probable que los primeros baldes, fueran empleados por los romanos para transportar vino; y, para abastecer a la población de agua, se utilizaron desde la Edad Media.

Los baldes tienen una gran utilidad para quienes deben transportar agua desde pozos o ríos, aunque también se usan para lavar los pisos, hacer mezclas para construcción o pinturas, llevar piedras, como juguete infantil, etcétera.

Ejemplos de uso: “Traje agua del río en dos baldes, y llegué cansada porque eran pesados”, “El albañil realizó la mezcla de cal, cemento y agua, en un balde de metal, para pegar con ella los ladrillos”, “Los niños jugaron con baldes de agua, en este día de calor” o “Mi hija de tres años, hace castillitos de arena con su balde de playa”.

Por otro lado, balde, derivado del árabe hispánico “báṭil”, que, a su vez, se derivó del árabe clásico “bāṭil” tiene el sentido de lo que carece de valor, motivación o es vano o inútil. Se usa por ejemplo en las siguientes expresiones: “De balde me hiciste venir hasta acá si no tenías nada importante qué decirme”, “En balde te enojaste con tu primo si no te había hecho nada”, “Mi presencia en esta reunión es de balde, nadie me consulta nada y no toman en cuenta mis opiniones” o “En balde trabajé tanto, si no me pagaron, y, ni siquiera me agradecieron”.

Geográficamente, Balde, es una ciudad argentina, ubicada en la provincia de San Luis, perteneciente al departamento Pueyrredón, que cuenta con unos seiscientos habitantes. Su nombre se deriva del pozo de agua, que en esa zona se le dice balde, que se encuentra ente la ciudad de San Luis y la de Mendoza.

Buscar otro concepto