Concepto de azufre

La palabra azufre proviene etimológicamente del latín “sulphur”, de allí que su símbolo químico sea S. Como elemento químico; 16 es su número atómico y su peso atómico, 32.07. Es un no metal, de color anaranjado y olor fuerte característico, que los egipcios usaban para que sus templos resultaran purificados. En la Edad Media el azufre fue relacionado con el diablo, pues como se halla en zonas volcánicas, podría abundar en el infierno.

Se halla frecuentemente en estado puro y muchas veces integra los minerales, especialmente los sulfuros; y entre ellos, la pirita, la galena, la calcopirita y la esfalerita. Entre los sulfatos, lo contienen la barita, el yeso y la anhidrita. Aparece también en el petróleo crudo, en el gas natural ácido, y en el gas de sulfuro de hidrógeno, que tiene un olor desagradable.

Concepto de azufre

Las rocas sedimentarias llamadas evaporitas, contienen yeso o anhidrita que forman depósitos estratificados donde se encuentra el azufre nativo. Para extraerlo se bombea a presión, agua caliente, por el proceso llamado de Frasch. A 113 º C el azufre se funde y a través de una tubería interna se logra sacarlo al exterior. En general los depósitos de mena de azufre tienen un origen hidrotermal.

Es uno de los elementos plásticos de los seres vivientes. Se disuelve en disulfuro de carbono pero no en agua. Al arder genera una llama azulada, que desprende dióxido de azufre. El dióxido de azufre es responsable de la lluvia ácida, al reaccionar con el agua de la atmósfera.

El azufre se usa en la oxidación de plata, en orfebrería. El ácido sulfúrico se usa para el blanqueamiento de fibras, para fabricar fertilizantes, pólvora, baterías, y para vulcanizar la goma de neumáticos, entre otras aplicaciones.