Concepto de calcinar

La palabra calcinar es un verbo de primera conjugación integrado por los siguientes términos latinos: “calx” en el sentido de “cal” el sufijo de relatividad “ina” y la terminación verbal “are”.

Puede hablarse de calcinar, cuando se somete a algo o a alguien, intencional o accidentalmente, a la acción del fuego, que termina consumiendo el objeto o dejándolo inutilizable, o matando y quemando al organismo, por ejemplo: “Los restos calcinados de los ocupantes de la vivienda, fueron sacados de la casa en llamas”, “Mis recuerdos se perdieron al calcinarse todas las fotos de mi infancia, cuando el fuego invadió la habitación” o “El barco se prendió fuego y solo quedaron de él unos cuantos maderos calcinados”.

Por extensión se aplica a todo aquello a lo que el calor daña: “Tengo los pies calcinados de caminar sobre la arena caliente”.

En Química, calcinar es un proceso que consiste en reducir a cal los minerales, exponiéndolos a elevadas temperaturas, en general en hornos de formato cilíndrico. La cal son las diferentes formas del óxido de calcio (CaO), y se logra obtener al calcinar rocas calizas o dolomías.

Por efecto de la calcinación las sustancias se tornan frágiles, eliminándose los elementos volátiles, como el agua y el dióxido de carbono. Cuando se logra la eliminación casi total del azufre de una sustancia, se denomina al proceso, calcinación completa, mientras que es parcial cuando solo se lo quita en parte. Si se conserva una parte del azufre como sulfato, se considera que es una calcificación sulfatante. También se usa para reducir metales o para oxidar sustancias.

La calcinación fue muy valorada por los alquimistas, quienes creían que era uno de los procesos imprescindibles de un total de doce, para lograr la transformación de las sustancias.

Geológicamente puede producirse calcinación, en lo que queda debajo de las calientes cenizas de los volcanes.