Concepto de ballena

Dentro de los cetáceos, que son mamíferos placentarios acuáticos, hay varias especies: los Delphinidae o delfines, los Orcinus u orcas; los Physeter como el cachalote, la Balaena mysticetus, como la ballena ártica, barbada y robusta, sin aleta dorsal, y la Balaenoptera musculus, como la ballena azul, la ballena barbada de mayor tamaño, delgada y veloz. Podemos reconocer, entonces, entre las ballenas, a las barbadas, del suborden de los misticetos, y a las dentadas, del suborden de los odontocetos, sin barbas, provistas de dientes, que no usan para masticar el alimento sino para descomponer lo que cazan; y con un solo orificio nasal externo, como el cachalote. Las dentadas suelen ser más agresivas y más veloces que las barbadas. Las ballenas, están en nuestro plantea desde hace unos cincuenta y cinco millones de años.

Las ballenas barbadas, palabra que proviene del latín “ballaena”, integra la familia de los balénidos. Es el animal de mayor tamaño, pudiendo medir hasta 25 metros y superar su peso los 150.000 kg. Tiene respiración pulmonar, y debajo del agua puede permanecer algo más de media hora, según la especie.

Las ballenas, tienen sangre caliente, su cola dispuesta de modo horizontal, una aleta dorsal para el equilibrio, y unos ojos diminutos que se ubican detrás de la boca. Sus orejas son también muy chicas, pero tienen un fino sentido del oído. En lugar de dientes, poseen barbas, láminas córneas, con las cuales separan los alimentos, frecuentemente crustáceos pequeños y krill, que quedan atrapados en las barbas, al absorber el agua, a la que expulsan. Sobre su cuerpo se encuentran dos orificios nasales o espiráculos. La cría de la ballena es el ballenato, que es amamantado por su madre, siendo el período de gestación, de casi un año. Para comunicarse emiten sonidos, conocidos como “canto de las ballenas”. Son muy rápidas, y algunas de ellas, pueden desplazarse a treinta millas por hora.

Migran a alimentarse a aguas frías, estando protegidas por su grasa; y a aparearse a las cálidas. Si bien su vida se extingue naturalmente, en unos ochenta años, en el caso de la ballena azul, o de doscientos como la boreal; por su carne y su grasa, son objeto de captura, desde el siglo XI, para su industrialización, lo que ha puesto a la especie en peligro de extinción.

Geográficamente, Punta Ballena, nombre dado al lugar por la caza de doscientas ballenas, que permitieron la exportación de sebo a Europa; es un balneario uruguayo, situado en el departamento de Maldonado.

Buscar otro concepto