Concepto de concepción

La palabra concepción se deriva etimológicamente del latín “conceptio”. Este término se integra con el prefijo de unión “con”, más el verbo “capere” en el sentido de capturar, y el sufijo de acción y efecto “tio”.

Concepción es tanto la acción como el efecto de concebir, en el sentido de comenzar a gestarse u originarse un ser, una cosa o una idea.

Se usa en diferentes contextos:

En Biología se llama concepción o fecundación al momento en que se unen en la reproducción sexual un gameto femenino con otro masculino. Esto origina un nuevo ser que comienza por ser un huevo o cigoto que tiene caracteres de ambos padres. En los humanos y otros animales vivíparos la concepción se produce en el útero materno. Desde ese momento, para el Derecho de muchos países del mundo (España, Argentina, Ecuador, Paraguay, Perú, República Dominicana, Colombia, entre otros) comienza la existencia de las personas. Otros países, como por ejemplo Cuba, siguiendo la doctrina sentada por el Derecho Romano, consideran que la persona existe desde que nace y solo se considera como ficción que ha nacido el concebido para que adquiera derechos, supeditado a la condición de que se produzca su nacimiento con vida.

Concepto de concepción

Para los católicos, la concepción por parte de la virgen María de Jesús, fue pura, ya que no habría intervenido un gameto masculino, para gestarlo sino que fue la obra milagrosa del Espíritu Santo.

En Geografía, hay muchos lugares que se llaman Concepción, como la provincia de Concepción en Chile y su ciudad capital; dos municipios colombianos; la capital de la provincia boliviana Ñuflo de Chávez y una laguna de Bolivia, en la parte central del departamento de Santa Cruz; una isla de Bahamas, y varias localidades argentinas, entre ellas Concepción del Uruguay, en la provincia de Entre Ríos.

En relación a las ideas, concebirlas es hacerlas “nacer” o surgir en nuestra mente, por ejemplo. “La concepción de la idea de cambio y mejora social, económica y política es lo que provoca las revoluciones” o “En la concepción marxista, la propiedad, no es un derecho natural, sino que responde a los intereses del capitalismo”.