Concepto de corrosión

Es la pérdida o deterioro de las propiedades físicas y/o químicas de un metal, sobre todo el hierro, al interactuar con su medio. Sucede naturalmente, transformándose el metal en un óxido, (reacción anódica, donde ocurre la disolución del metal) que es un compuesto más estable, por el cual el metal vuelve a su estado anterior u original, que es el que tenía antes del proceso metalúrgico.

Si el metal es poroso puede llegar a su destrucción total. En otros casos, pueden producir contaminación, o accidentes en las industrias al romperse las máquinas o herramientas por oxidación; y si las estructuras metálicas son contenedoras de otras sustancias, puede provocar fuga de las mismas, por los sitios deteriorados por la corrosión.

Cuando no interviene la corriente eléctrica en el proceso, sino que sólo se produce una reacción química se denomina corrosión seca. Si interviene una corriente eléctrica produciéndose una reacción electroquímica, se llama corrosión húmeda.

Son factores de corrosión la atmósfera y el agua. Por eso es más frecuente que ocurra en lugares húmedos y salinos. La velocidad de la corrosión aumenta a mayor temperatura.

Automóviles, cañerías, puentes, soportan la acción del oxígeno y el agua lo que los somete al proceso corrosivo de deterioro. Los ambientes industriales son más proclives a producir corrosión, por su gran cantidad de agentes ácidos. En contraposición, son los ámbitos rurales, con menor influencia de agentes ácidos, los que menos producen corrosión.

Para disminuir los efectos de la corrosión, se emplean lacas, pinturas, barnices y la protección catódica, que es un método electroquímico. Los cationes tienen carga energética negativa que atraen a los iones positivos, logrando que la pieza dispuesta ex profeso sea la que sufra la corrosión, en lugar de la que se pretende proteger.