Concepto de decúbito

La palabra decúbito proviene en su etimología del latín “decubĭtus” con el significado de “acostado”. El término hace referencia al sujeto que se encuentra en posición horizontal (recta o inclinada) ya sea por razones de reposo, porque se está preparando para realizar alguna actividad física, o porque se está sometiendo a algún estudio médico o a una intervención quirúrgica. Erróneamente suele escribirse “de cúbito” siendo el cúbito otra cosa, un hueso del antebrazo.

Concepto de decúbito

Dependiendo de qué zona del cuerpo apoye la persona o animal superior en su posición acostada, los decúbitos toman diferentes calificaciones: cuando la zona sobre la que se yace es el pecho y el vientre, lo que comúnmente llamamos “boca abajo”, recibe el nombre de decúbito prono (del latín pronus = “inclinado para adelante”) o ventral. La cabeza se coloca de lado. Ejemplo: “me indicaron que me acostara en decúbito prono, para hacerme masajes en la zona lumbar”.

Cuando la zona apoyada es la espalda “boca arriba” se dice que se está en decúbito supino (del latín “supinos” = “inclinado para atrás”). Ejemplo: “me dijeron que a mi bebé lo acostara en decúbito supino” o “colocaron al paciente en posición de decúbito supino, para proceder a extirparle la vesícula”.

El decúbito lateral, posición que muchas personas adoptan para su descanso nocturno, el cuerpo se apoya sobre uno de sus costados, derecho o izquierdo.

Mantener una posición acostada durante mucho tiempo, lo que ocurre en casos de enfermedades invalidantes o traumatismos, puede originar úlceras de decúbito, conocidas también como escaras, que se producen por estar sometidas esas zonas cutáneas a presión por apoyo. Ocurre en general en zonas cercanas a huesos o a articulaciones.