Concepto de desierto

La palabra desierto en su etimología nos remite al latín “desertus” con el significado de “abandonado” u “olvidado”.

Los desiertos son aquellos lugares que no cuentan con el número de habitantes esperables o carecen directamente de ellos. Ejemplos: “esta ciudad está desierta, no se ven casi personas en sus calles, y las casas con sus ventanas cerradas, parecen deshabitadas”.

Geográficamente y en cuanto a biomas, se conoce como desierto a aquellos lugares que por sus condiciones climáticas extremas o de relieve, no son propicias para el desarrollo de la vida vegetal o animal. Son zonas muy secas, donde la lluvia anual no supera los veinticinco centímetros cúbicos. Cuando llueve fuerte se pueden producir aluviones, donde arenas y piedras que se desplazan pueden hacer que en la superficie terrestre se formen gargantas profundas. Presentan formas muy diversas. Donde existen corrientes de aguas subterráneas que permiten el desarrollo de la vida vegetal, se forman oasis.

Concepto de desierto

Entre los principales desiertos podemos mencionar el Sahara, en el norte africano, y el de Atacama en chile.

Hay algunas plantas que pueden haberse modificado para adaptarse a estos climas inhóspitos. Las pocas plantas que podemos observar en los desiertos tropicales tienen raíces profundas para poder buscar agua, y sus hojas y tallos son carnosos, para almacenar agua. Entre la vegetación que podemos hallar en los desiertos son cactos, yucas, ágaves, hierbas ásperas y tamariscos.

En las zonas polares encontramos los desiertos helados. En ellos podemos encontrar focas y osos polares.

Fuera de la Tierra, se supone que los planetas están desiertos, al menos eso se ha comprobado hasta el presente.

Cuando en un concurso nadie resulta ganador, se dice que el premio se declaró desierto.