Concepto de emoción

Emoción es un vocablo latino, proveniente de “emotionis” que significa un impulso conducente a la acción. Es un estado anímico que surge por alguna impresión sensorial, o la aparición en la mente de ideas o recuerdos que dan lugar a una conmoción orgánica, que generan alteraciones en los gestos, expresiones, en la atención, y con respecto a las acciones, pueden ser paralizantes o en muchos casos ocasionar conductas agresivas. En el ámbito del Derecho Penal se considera a la emoción violenta como causa de disminución de la pena correspondiente al delito, por ejemplo en el caso de homicidio por emoción violenta.

Las emociones no son duraderas, y pueden ser placenteras como cuando se emociona un padre por el nacimiento de su hijo, o porque un estudiante logró egresar en sus estudios; o puede ser negativa, como en el caso de la muerte de una persona querida, o por enterarse de alguna catástrofe.

Las emociones poseen un ingrediente fisiológico pues el estado emocional produce mutaciones en el sistema nervioso central; y también tienen un componente subjetivo, producto de la abstracción mental del sujeto que relaciona lo percibido o vivido con otros elementos presentes en sus recuerdos o concepciones ideológicas, que provocarán reacciones diferentes en cada persona, ante una misma situación desencadenante, por su distinta apreciación subjetiva de los hechos. Mediante la emoción el individuo trata de adaptarse a la nueva situación que lo impactó.

Las emociones son importantes y pueden salvarnos la vida ante un peligro, por ejemplo el miedo que nos impulsa a correr; pero es muy importante en otros casos, aprender a conocer nuestras emociones y dominar las reacciones que generan, pues pueden tener consecuencias desagradables, por ejemplo ante un insulto reaccionar a las trompadas. Esto se denomina inteligencia emocional.