Concepto de impávido

Impávido, procede del latín “impavidus”. Se trata de un cultismo, integrado por el prefijo de negación “in” y por “pavidus” en el sentido de lleno de pavor o terror. El sufijo “idus” es formador de adjetivos.
Impávido es alguien que no siente miedo, que está calmado y sereno, aún en situaciones dramáticas o altamente estresantes. Su carácter es frío e imperturbable.

Puede ser que sea de este modo por naturaleza, aunque esto no es muy habitual, o que haya logrado un autocontrol grande de sus emociones; o que sufra de una psicosis, que provoca desórdenes emocionales, por lo cual puede en ciertas situaciones permanecer impávido algunas veces, y otras; aterrorizarse o angustiarse profundamente bajo iguales circunstancias.

Hay personas que permanecen impávidas solo ante ciertos hechos, y otras a las que nada las inmuta, siendo en este caso, si se extiende a cualquier emoción, no experimentando ninguna (ni alegría, ni tristeza, ni miedo) una condición conocida como alexitimia.

Ejemplos: “No puedo creer la frialdad de carácter de mi vecino, permaneció impávido mientras retiraban el cadáver de su esposa asesinada”, “Me mostré impávido ante la muerte de mi madre, pero era solo apariencia, por dentro me estaba desgarrando” o “Ante el horror de la guerra, la humanidad no puede permanecer impávida”.

“Impávido” es una película de 2012, dirigida por el español Carlos Therón, del género comedia negra. Se trata de un hombre que padece ludopatía y no tiene familia. Se dedica al robo de automóviles, pero a la cárcel llega por amor.

Daniel Samper Pisano, periodista colombiano y caracterizado por su estilo humorístico, publicó en Bogotá, donde reside, “Impávido Coloso” en 2003. Se trata de una novela donde quien está calificado como impávido es el estado brasileño, que, en la década de 1970, salió de esa condición y surgió como prometedora potencia.