Concepto de agrado

Agrado es la acción y el efecto del verbo de primera conjugación agradar, integrado por los siguientes términos latinos: el prefijo “ad” que indica una aproximación, y “grado”, del latín “gratus”.

El agrado es una sensación de satisfacción o placer que se siente ante un estímulo positivo, que es altamente subjetivo, ya que no todos los sujetos sentirán agrado ante igual situación, por ejemplo: “Sentí agrado al saber que viajaríamos a Europa, pero mi madre se molestó porque le da mucho estrés viajar”.

Los estímulos que agradan o gustan, pueden ser internos, que surgen de sentirse en buen estado psico-físico: “Siento mucho agrado al haber recuperado mi salud”; o externos, factores o hechos del entorno que impactan en nuestros sentidos o en nuestros pensamientos o ideas, de modo confortable y enriquecedor: “El paisaje de montañas es de mi sumo agrado”, "El perfume de las flores causa agrado" o “Me agradan los animales”.

Quien siente agrado se percibe en paz y en armonía, sin ser un sentimiento exagerado, ya que no se trata de una emoción.

En las relaciones humanas, el agrado (gusto o placer) que alguien siente por otro se percibe, y es un sentimiento contagioso: “Me recibió con tanto agrado que mi corazón se llenó de ternura hacia él”.

Es frecuente que las misivas formales se inicien con la siguiente presentación: “Nos es grato dirigirnos a ustedes…” Se lo escribe como muestra de respeto, consideración y anticipando que se tratará de un pedido o un agradecimiento, y no de un reclamo. También se usa al presentarse o recibir a otro, como cortesía, decir en forma oral: “Tengo el agrado de recibir a mis invitados en esta reunión, estoy muy contento y agradecido porque hayan venido” o “Tengo el agrado de conocerlo”.