Concepto de café

El español tomó la palabra café, del italiano “caffe”, pero su origen remoto, se encuentra en la lengua turca, donde se lo llamaba “kahve” y en el árabe, donde se conocía a esta semilla del árbol llamado cafeto, como “qahwah”.

La procedencia del cafeto, árbol de la familia de las rubiáceas, que puede alcanzar una altura de hasta seis metros, con flores blancas, frutos en forma de bayas de color rojo, y cuyas semillas se conocen como café, la hallamos en la actual Etiopía (África).

Resistida entre las autoridades musulmanas, por considerarlas contraria a sus creencias religiosas, las cafeterías fueron cerradas en La Meca, el año 1511, pero no pudo sostenerse esta medida en el tiempo pues el pueblo se rebeló. En Europa, adonde llegó el consumo del café a inicios del siglo XVII, traído por mercaderes venecianos, si bien hubo una resistencia inicial, especialmente de la iglesia, pronto se difundió y se masificó su uso, aunque en el norte europeo, hubo fuertes críticas, hasta el siglo XIX, especialmente entre los estados alemanes protestantes. La primera cafetería en Berlín abrió sus puertas en 1670.

Las semillas miden alrededor de un centímetro. son de color entre amarillento y verdoso (el color marrón se obtiene al tostarlas) mostrando una cara plana y la otra convexa.

A partir de las semillas, tostadas y molidas, se prepara una infusión, llamada también café, de color marrón intenso, muy popular, que se toma en soledad, pero también se comparte, ya sea en los hogares, o en tiendas especializadas, conocidas como cafeterías.

Tomando un café se han gestado, además de amistades y amores; grandes ideas literarias, críticas, e incluso revoluciones, pues, estimula el pensamiento y despierta las pasiones.

Mencionaremos algunos de los tipos de cafés, en cuanto su modo de prepararlo, de los muchos que existen:
El café expreso es un modo rápido, surgido en territorio italiano, que utiliza para ello, una cafetera exprés, que se inventó en 1901. Consiste en que el agua pasa a través del café molido muy fino, a muy alta presión. Si a una parte de café expreso se le agregan dos de leche, se obtiene el café con leche. Si se agregan solo unas gotitas de leche, se obtiene café cortado.

El café italiano, es de sabor fuerte, y se prepara añadiendo agua caliente, al café obtenido previamente en una máquina de Expreso.

El café americano, se originó durante la segunda Guerra Mundial cuando los soldados estadounidenses invadieron Italia, y no les fue de su agrado el café italiano, por ser su sabor muy intenso, y, entonces, el agua se le coloca, antes de ser procesado.

El café de filtro, cuyo origen data de 1907, es más claro, más suave, de menor acidez y más consistente que el expreso, pero lleva mucho más tiempo de preparación, pues consiste en que el agua, caiga, gota a gota, sobre el café.

El color café, es un tono marrón, similar al del café, que tienen algunas cosas, por ejemplo: “Me compré para la fiesta un vestido color café” o “Mi hija tiene unos bonitos ojos, color café”.