Concepto de gnomo

La palabra gnomo, procede del latín “gnomus”, tal vez tomado del verbo griego “gnosein” que se traduce como “conocer” o del griego “genomós” en el sentido de “terrestre”. Tal vez la palabra fuera acuñada por el alquimista suizo, Paracelso (1493-1541) que la empleó en el siglo XVI, para referirse a una de las cuatro clases de seres espirituales que identificó: los pigmeos de la tierra, que se desplazaban por ella con total libertad.

En la mitología nórdica, se conocen como gnomos, a unos personajes muy listos y pequeños, que viven como mineros y cuidando los tesoros alojados en el corazón de nuestro planeta.

Para los cabalistas, los gnomos representan a criaturas sobrenaturales, rectoras del elemento tierra, y poseedoras de las secretas leyes del universo paralelo. Son los que prestaron ayuda al rey Salomón para que pudiera construir el templo.

Son seres muy pequeños, enanos invisibles, aunque a veces se dejan visibilizar, un poco deformes, gordos y barbudos, a los que les gusta mucho la música, crean sus propios instrumentos para producirla, y les gusta hacer picardías, aunque algunos son solidarios y otros tienen mal carácter.

Los gnomos más conocidos son los gnomos del bosque, que habitan en esas zonas, cuidando la fauna. Visten atuendos coloridos, diferenciados por sexo. La larga túnica masculina y el pantalón con tiradores, son de color azul, y llevan un gorro rojo y puntiagudo. Las mujeres lucen una falda verde y su túnica es verde y blanca, con un gran gorro puntiagudo verde. Los de las selvas, tienen arcos y flechas, poco ropaje y son muy pequeños. Los de mayor tamaño son los siberianos, abrigados y de mal genio.

Los gnomos son seres de fantasía que aparecen habitualmente en cuentos para niños. Por ejemplo, en el cuento titulado “El gnomo” de los hermanos Grimm, un gnomo se les aparece a tres hermanos cazadores que están en la búsqueda de tres princesas, que han sido encantadas. A dos de los hermanos el gnomo los golpea, cuando se agachan a recoger el pan que el gnomo les pidió, pero el último, al que sus hermanos despreciaban, logra hacer que el gnomo confiese el lugar donde están cautivas las princesas, al desobedecerlo y castigarlo. Luego, este último cazador, es traicionado por sus hermanos, dejándolo en el fondo del pozo de donde habían logrado liberar a las princesas, pero miles de gnomos lo sacan de allí, y es él, el que finalmente se casa con una de las princesas.