Concepto de escoriación

La escoriación o excoriación es un término usado en Medicina y Veterinaria, y designa el efecto del verbo escoriar o excoriar, que proviene en su etimología del latín “excoriāre” con el significado de “retirar o quitar la piel”. Se produce por la fricción o el roce de un agente mecánico.

Se dice que alguien tiene escoriaciones cuando su piel se halla irritada (en el lenguaje cotidiano las llamamos raspones) lo que puede suceder por rascado, caídas, o por el roce de alguna prenda de vestir o en algún pliegue de la piel que haga que roce entre ambas zonas de contacto, por ejemplo puede ocurrir por el roce de los muslos al caminar, si se tocan. Las escoriaciones, hacen que la piel se quede sin su capa superficial (se dice que está “en carne viva”). Las escoriaciones no deben superar la profundidad de la dermis, ya que si lo hicieran dejarían de ser escoriaciones para ser úlceras, si su origen es no traumático. Si fuera traumático se trataría de heridas profundas.

Concepto de escoriación

A pesar de ser superficial, una escoriación puede originar un derrame seroso, a veces sanguinolento. Puede la piel ampollarse si se prosigue en la situación que cause el problema, y en ocasiones suelen ser dolorosas. De ser posible e identificada la causa, debe eliminarse su uso, especialmente si se trata de alguna ropa. Las de algodón son las más adecuadas. Ungüentos preparados con vaselina y óxido de zinc resultan eficaces para curar escoriaciones, además del vendaje para protección que evite nuevas raspaduras.