Concepto de espermatozoide

El espermatozoide, palabra que se formó de un cultismo griego, integrada por “sperma” con el significado de semilla y “zoon” que designa a un ser viviente, a los que se les agrega “eides” que se traduce como “apariencia de”; es el gameto masculino, de pequeño tamaño, naturaleza bacilar, sin plasma alimenticio, que contiene células madres, grandes y redondeadas ubicadas dentro de los tubos seminíferos testiculares, producidos por éstos, y contenidos en el esperma, del cual son su elemento primordial.

Concepto de espermatozoide

Esas células originarias que integran las glándulas sexuales masculinas, se llaman espermatogonias, y a través de un proceso de espermatogénesis, que comienza cuando el humano varón arriba a la etapa de la pubertad, se van a convertir en espermatozoides; los cuales están provistos de un flagelo que les confiere movilidad, siendo su velocidad de recorrido aproximada de un centímetro cada sesenta minutos, en un camino total de 18 centímetros, a través del cual pueden desplazarse en busca del óvulo o gameto femenino, tarea dificultosa que pocos espermatozoides logran y que solamente uno podrá concretar, luego de la eyaculación producida durante el acto sexual, para originar un nuevo ser, cuyo sexo será determinado por el espermatozoide que contiene los cromosomas X e Y.

Encontramos en esta célula haploide (pues cuenta con un juego solo de cromosomas), el espermatozoide, las siguientes partes: una cabeza piriforme que aloja el núcleo que a su vez contiene a los cromosomas, y un filamento axil, cola o protoplasma, que es el que le da la posibilidad de moverse, antes mencionada.