Concepto de Etología

En su etimología, la palabra Etología nos remonta al griego, pues está integrada por “ethos” con el significado de costumbre; y por “logos” que alude al estudio o al conocimiento. Las costumbres y hábitos que son objeto de estudio por parte de la esta ciencia, y de sus investigadores que reciben el nombre de etólogos, y que es parte tanto de la Biología como de la Psicología animal; son los de los animales, con inclusión del hombre (etología humana); viendo cómo se involucran con su medio y las respuesta a los estímulos que en ellos se generan, tanto las innatas como las aprendidas, observando si van cambiando con el paso del tiempo o con la variación de circunstancias. Los estudios de laboratorio son mínimos.

Concepto de Etología

Se estudian particularmente sus conductas individuales y sociales, si son pacíficos o agresivos, como se produce el apareamiento, la lucha por la obtención del alimento, su relación con otras especies, la selección de líderes, la adaptación al medio, etcétera. El componente genético en casi todos los casos se ve modificado por la experiencia; con lo cual se observa que lo innato y lo aprendido tienen influencia recíproca y no son excluyentes uno del otro como sostenía el etólogo austriaco Konrad Lorenz (1903-1989) aunque luego aceptó la mutua influencia de ambos aspectos.

Por ejemplo, en los protozoos, animales microscópicos puede observarse que ante el contacto con ciertas sustancias sólidas, se mueven; recibiendo también el condicionamiento de la temperatura; ya en los metazoos, observamos que es frecuente la reproducción sexual. Las esponjas son inmóviles, pero al contactarse con objetos duros, hace que su cuerpo se contraiga. Las medusas nadan y poseen órganos sensitivos. Entre los anélidos, algunos son errantes y depredadores, alimentándose de presas vivas. A medida que vamos avanzando en la escala zoológica son más y más complejos, los comportamientos que pueden ser analizados.