Concepto de gameto

Para encontrar el origen etimológico de la palabra gameto hay que retrotraerse al griego y en concreto a dos términos. Por un lado, a γαμετη que puede traducirse como “esposa” y por otro lado a γαμέτης que vendría a significar “esposo”.

Partiendo de ellos dos, nos encontramos con un concepto que es empleado en el ámbito de las ciencias y en concreto en el de la Biología y que se puede definir como cada una de las células sexuales, ya sen masculinas o femeninas, que al unirse dan lugar a la creación y formación del huevo o cigoto de los animales y de las plantas.

Si las mencionadas células son portadas por un ser del género masculino se dan en llamar espermatozoides mientras que si aquel es del género femenino reciben el nombre de óvulos. Y a la unión de ambas se la conoce como gametogénesis.

Sin embargo, esas citadas nomenclaturas cambian cuando nos estamos refiriendo al mundo animal donde el gameto masculino será el espermatozoide y el femenino ovocito. Y lo mismo sucede en el caso de los vegetales pues el primero se conocerá como polen y el segundo como oosfera.

Es necesario subrayar que los gametos sólo tienen un juego de cromosomas, es decir, que no tienen más que un tipo de información genética. No obstante, al tener lugar la unión con otra célula sexual contraria, el cigoto resultante se caracterizará porque este tendrá los cromosomas de ambas.