Concepto de empacho

La palabra empacho es la acción y el efecto del verbo empachar, que procede en su etimología del francés “empêcher, que puede traducirse como impedir, obstaculizar o trabar, que a su vez lo tomó del latín “impedicare” en el sentido de “atar los pies”, lo que se hacía con los condenados por delitos.

En la actualidad usamos el término empacho, especialmente en América Latina, para referirnos a la sensación orgánica molesta que el individuo de cualquier edad (aunque es más frecuente en los niños pequeños) y sexo, advierte, tras haber comido en forma copiosa, o haber ingerido alimentos de difícil digestión o en mal estado, frutas calientes o inmaduras, productos lácteos agriados o sustancias no comestibles. Otra causa de empacho es comer y acostarse enseguida, o comer en estado de temor o estrés. Los supersticiosos aseguran que el empacho procede de la obra de hechiceros. Su término en el lenguaje médico es dispepsia.

Popularmente se diferencia el empacho seco, que se caracteriza por el estreñimiento, del húmedo, que se acompaña de diarrea; y su gravedad depende de caso en particular, según el origen de la dolencia. Otros síntomas pueden ser dolor abdominal, náuseas, vómitos, jaquecas, insomnio, fiebre y pérdida de apetito.

Las creencias populares sostienen que solo “los curanderos” y no los médicos, son capaces de curar el empacho, ya sea “midiendo” al paciente con una cinta, como método de diagnóstico, mientras se reza a modo de sanación, o “tirando el cuerito”. Consideran que, si se “sube” a la cabeza puede resultar muy riesgoso y hasta mortal, ocasionando meningitis. Esto no tiene ningún sustento científico.

Por extensión se usa empacho, para designar cualquier exceso: “Leí tanto que me empaché de lectura” o “Estoy empachado de salidas, quiero quedarme unos días tranquilo en mi casa”.

Se usa la expresión “no tener empacho” en el sentido de no quedarse con nada atorado, cuando alguien expresa libremente sus ideas, sin ninguna restricción o censura: “El empleado no tuvo empacho en expresarle a su jefe las quejas que tenía contra su proceder acosador”.