Concepto de herbario

La palabra herbario remite a su etimología al vocablo latino “herbarium”, y designaba en el período medieval a un libro de texto de temática biológica, referido específicamente a la flora medicinal, que luego se extendió a otro tipo de plantas, y luego del Renacimiento adquirió la significación actual, de colección de plantas o partes de ellas, desecadas, para ser presentadas al público o estudiadas.

Para hacer un herbario se recogen plantas, hojas o flores y se las introduce lo más rápido posible, en un pliego de papel secante o papel de diario, tratando de que queden extendidas, respetando su formato original. Conviene poner sobre ellas algo de peso, e ir cambiando a diario el papel, por aproximadamente 15 días.

Concepto de herbario

Una vez que estén secas, se fija cada parte con cinta adhesiva sobre un papel de estraza, colocando en la parte inferior de cada muestra, una etiqueta con los datos y especie de la planta o sus partes, si el ejemplar es muy grande; y el lugar y fecha de la recolección. Se requiere que se guarde sistematización, colocando por ejemplo, todas las plantas de la misma especie, agrupadas.

El herbario es muy importante para conocer el reino vegetal y analizarlo comparativamente, siendo un instrumento de gran utilidad didáctica. También se llaman herbarios los lugares donde estas plantas son expuestas.

En Zoología el herbario es una de las cavidades, la primera, del aparato digestivo, de un total de cuatro, de los rumiantes. También se lo llama, panza o rumen y ocupa el lado izquierdo del abdomen casi en forma completa. Es de forma ovalada, y musculoso, ocupando el espacio entre la pelvis y el diafragma. En el herbario se alojan microbios, que sirven para que los nutrientes se fermenten.