Concepto de plantas

A diferencia de los seres inertes, los seres vivos poseen metabolismo (capacidad de tomar materia orgánica e inerte del exterior, asimilarla, y eliminar sus deshechos) capacidad de reproducirse y de sentir, o sea reaccionar ante estímulos externos. Estas características pertenecen por igual a animales y plantas. Las plantas son seres vivos inmóviles, adheridos a la tierra a través de raíces, con las que extraen del suelo sustancias minerales, capaces en su mayoría de producir su propio alimento, utilizando la luz solar, y en su mayoría se sirven de sus semillas para reproducirse, aunque otras lo hacen a partir de sus tallos raíces y hojas. Son organismos eucariotas multicelulares.

¿Qué significa que las plantas son organismos autótrofos?

Por producir su propio alimento, se denominan organismos autótrofos, y el proceso por el cual elaboran ese alimento a partir de reacciones por las cuales convierten los minerales del suelo, en presencia de la luz, en materia orgánica, se denomina fotosíntesis, proceso que solo pueden cumplir aquellas plantas que poseen clorofila, un pigmento verde presente en sus células.

Importancia de las plantas

Las plantas son fundamentales para la vida en la Tierra, por eso fueron uno de los primeros organismos creados, ya que de ellas se alimentan los siguientes eslabones de la cadena alimentaria, y purifican el aire. Además de propporcionarnos alimentos, nos sirven para elaborar medicinas, extraer madera, sin dejar de reconocer su enorme valor estético.

Clasificación de las plantas

La mayor división de las plantas es entre las que poseen flores (monocotiledóneas, pues sus semillas tienen un solo cotiledón o dicotiledóneas, que en su conjunto se llaman fanerógamas) y las que carecen de ellas, como los helechos, las algas o los musgos, que se llaman criptógamas.

Las plantas que viven muchos años se llaman perennes. Otras son estacionales. Las plantas más grandes son los árboles.

Partes de las plantas

Las plantas poseen las siguientes partes, salvo las algas: la raíz, que las adhiere al suelo y le sirve para absorber las sustancias minerales y el agua; el tallo, con función de sostén y conductor de la savia de la raíz hacia las hojas; las hojas, órgano que en las plantas vasculares, es generalmente de formato plano, y cuya función esencial es la fotosíntesis; las flores, parte vistosa y colorida, que sirve para la reproducción; los frutos, que contienen las semillas, siendo algunos comestibles; y las semillas, con potencialidad de hacer nacer nuevos ejemplares.