Concepto de autobiografía

La palabra autobiografía, es creación del poeta romántico inglés, Robert Southey, en 1809, en un periódico, donde usó “autobiography”, como neologismo, uniendo términos de la lengua griega: “autos” que significa “por sí mismo”, “bio” en el sentido de vida, y “graphía” que se traduce como escritura. No significa que haya creado el género, que ya existía desde antiguo, como ocurre con “Las Meditaciones del emperador romano Marco Aurelio”, escritas en el siglo II, sobre sus últimos años de vida; sino que le puso una denominación. La autobiografía alcanzó su apogeo, durante el Renacimiento, al poner al ser humano como centro. Una autobiografía, es un género literario, que consiste en el relato de la propia historia de vida de quien la escribe, o de un tramo de ella, en forma de prosa, en primera persona, destacando lo que considera más relevante. Su extensión es variable y no es necesariamente lineal, la exposición de los hechos. Su equivalente, en pintura, es el autorretrato.

La autobiografía, tiene una alta carga subjetiva, por lo cual, las emociones pueden quitar veracidad al relato, o puede haber cambios intencionales en lo que se cuenta, para añadirle emoción o suspenso. En esto se diferencia de la biografía, donde, el que relata, trata de ajustarse, en el mayor grado posible, a la historia verdadera del protagonista que ha elegido para investigar y exponer en tercera persona.

Tiene un gran parecido la autobiografía con las memorias, aunque en éstas se resaltan aspectos externos que conforman las vivencias, y no en su vida personal e íntima, como sucede en la autobiografía.

Podría decirse que se trata de un diario íntimo; sin embargo, el diario se va escribiendo en presente, cada día; mientras que el relato autobiográfico, es retrospectivo, pues se escribe luego que han ocurrido los eventos, apelando a sus recuerdos.

No es tampoco una novela autobiográfica, ya que en este caso es una obra de ficción.

Las “Confesiones” de San Agustín, es una obra autobiográfica, escrita entre los años 397 y 398, en trece libros, de alto contenido religioso, donde habla de sus años de juventud pecadora y su conversión al cristianismo. Su primera publicación reunió los libros en un tomo único, bajo el título “Confesiones en trece libros”.

El filósofo iluminista Jean-Jacques Rousseau, también escribió una autobiografía, titulada “Confesiones” en 1782, que puede ser considerada la primera en sentido moderno, exponiendo se vida y sus sentimientos, recorriendo desde la inocencia infantil, pasando por los amores juveniles y las acusaciones que debió soportar en su madurez.
La autobiografía jamás dejó de ser un género importante, y se hizo cada vez más popular, de tal modo, que muchas personalidades importantes o conocidas, han escrito las suyas.