Concepto de imaginación

Es en el hombre una capacidad cognitiva de abstracción que le permite representar imágenes en su mente, a partir de datos conocidos, creando ideas sobre personajes, objetos o resultados de acciones. Implica un pensar, una actividad conciente, que elabora algo ficticio, que no puede tener existencia real, como cuando alguien se imagina un extraterrestre o un duende, o puede ser de posible concreción real, como cuando alguien imagina las consecuencias de sus acciones. Por ejemplo, “imagino lo desastrosa que sería mi vida, si tú me abandonaras”.

Es elevarse del mundo real para ingresar en las profundidades de nuestro propio ser, y elaborar una realidad propia, interior, subjetiva y personal. Si la imaginación desborda lo normal, confundiéndose con el mundo real, puede convertirse en locura.

Es una subestructura del conocer, al igual que la sensomotricidad, la percepción y la memoria, pero en este caso el objeto no se encuentra presente, salvo en nuestros recuerdos.

La imaginación es importante en el ser humano como creador de cultura, ya que gracias a ella, que si bien es interior, puede exteriorizarse, plasmándolas en arte, realizando el valor belleza, como cuando el pintor reproduce con su paleta de colores, un mundo distinto, producto de sus sensaciones internas (por ejemplo, pintar el cielo de rosa o un árbol de celeste) o cuando el escritor o el poeta, escriben sus obras literarias, que no deben necesariamente ajustarse a la realidad. La Divina Comedia de dante es un gran ejemplo literatura imaginativa.

En geografía los paralelos y meridianos son líneas imaginarias, que sirven para lograr ubicarse en el espacio geográfico.