Concepto de inorgánico

El prefijo “in” indica exclusión, por lo cual inorgánico es aquello no orgánico, entendiéndose por orgánico, etimológicamente derivado del latín “organicus” lo que pertenece al ser vivo y sus órganos.

En Química, las sustancias inorgánicas, contenidas en casi toda la tabla periódica de elementos, son aquellas que no poseen en su composición química átomos de carbono, salvo casos excepcionales, como ocurre con el sulfato de carbono, el carburo de silicio y el de calcio. En los compuestos inorgánicos es el agua su elemento preponderante. Los compuestos inorgánicos se integran por enlaces iónicos o covalentes, en concordancia a su número de valencias, formando sales, ácidos y aleaciones. Los metales son compuestos inorgánicos de gran importancia industrial.

Concepto de inorgánico

Las biomoléculas inorgánicas son la que no cuentan en su composición con hidrocarburos, pero forman parte de los seres vivos. Son el agua y las sales minerales, que junto al dióxido de carbono son el alimento exclusivo de los seres vivos autótrofos, por lo cual son fundamentales en materia agrícola.

Las sustancias inorgánicas existen formadas naturalmente por el agua, el oxígeno, el silicio o la energía solar, pero también pueden crearse por fusión, sublimación, electrólisis o difusión.

La división entre química orgánica e inorgánica ha caído en desuso desde que se advirtió la posibilidad de crear compuestos orgánicos a partir de los inorgánicos a través de experiencias de laboratorio.

Los desechos inorgánicos son los materiales constituidos por materia no viva que el hombre descarta, mucha de la cual puede reciclarse, como el plástico, el vidrio, el papel o el cartón, por lo que es conveniente para ayudar a la conservación del medio ambiente que se descarten en bolsas separadas, que reconozcan su contenido reutilizable.