Concepto de metazoos

Dentro del reino animal se denominan metazoos aquellos organismos heterótrofos y eucariotas, integrados por varias células que se unen de manera coordinada y con interrelación química, con morfología específica y funciones determinadas, conformando tejidos que reúnen células con igual función, que luego van a formar órganos y éstos aparatos, permitiendo que se cumplimenten las funciones vitales, como la respiración, la alimentación, la locomoción o la procreación

Los metazoos tienen su origen en una sola célula, el cigoto, que luego se va subdividiendo.

Concepto de metazoo

Los metazoos más sencillos o parazoos, son los espongiarios, surgidos en el período criogénico, adaptados a la vida acuática, e inmóviles. También son marinos los celentéreos. Su cuerpo, de simetría radial, está formado por dos capas, el ectodermo y el endodermo; entre ellas y separándolas, existe tejido conjuntivo y gelatinoso (mesoglea). Contienen en general para el ataque y defensa, un líquido urticante.

Los anélidos ya son triblástidos, lo que significa que cuentan con tres hojas embrionarias, y se desplazan. Aquí ya existe simetría bilateral.

Complejizando un poco más su organismo, dentro aún de los invertebrados, hallamos a los artrópodos, con cuerpo recubierto por una cutícula que les proporciona un exoesqueleto rígido. Su cerebro posee una estructura bastante compleja, poseyendo aparato circulatorio y excretor.

Los moluscos presentan un cuerpo blando y no segmentado, con aparatos circulatorio, digestivo, y sistema nervioso. Existe separación de sexos aunque algunos son hermafroditas. En general son ovíparos.

Otros metazoos aún más complejos, son los cordados, que se clasifican en cefalocordados, urocordados y vertebrados. Dentro de éstos encontramos al ser humano.