Concepto de paisaje

El concepto de paisaje es muy discutido, pero en todas sus acepciones podemos encontrar como elementos comunes una zona de terreno captada por la visión de un observador. Hay paisajes urbanos, rurales, naturales y humanizados, aunque paisajes naturales en sentido estricto, ya casi son imposibles de encontrar, pues el hombre ha sometido a su influencia, de tal modo la naturaleza, que la ha modificado, en menor o mayor medida.

La particular visión del observador sobre el objeto, y la belleza captada por él, que despierta sentimientos de alegría, tristeza, desolación, angustia, perplejidad, admiración, etcétera, según sus características, ha sido plasmada en pinturas, donde algunos pintores se han dedicado a este tema con particularidad y son llamados paisajistas. La pintura de paisajes tomó brillo a partir de los pintores renacentistas en el siglo XVI. El renacentista alemán, Alberto Durero, pintó muchos paisajes con sus acuarelas.

Hay también arquitectos paisajistas que diseñan jardines y parques para hacer más grata la vida del hombre en la ciudad.

La descripción literaria del paisaje, se llama topografía.
Los paisajes naturales son aprovechados por las ciudades y países como atractivos turísticos (montañas, nieve, cerros, mares, ríos etcétera) y son una gran fuente de recursos económicos. La protección del paisaje es una preocupación estatal, y para su conservación se han establecido áreas naturales protegidas.

También pueden ser usados como recursos económicos, los paisajes culturales, acondicionados por el hombre, para lograr mayor confort al turista. Algunos paisajes culturales revelan la genialidad artística y arquitectónica de ciertos pueblos, como las pirámides de Egipto.