Concepto de refracción

El origen etimológico de la palabra refracción nos remonta al latín “refractus” derivado del verbo “refringo” que significa quebrar.

En Física llámase refracción, al fenómeno que se produce cuando un rayo de luz sufre un quebrantamiento o desvío, cambiando su dirección, al atravesar en forma oblicua dos medios distintos, de diferente densidad, y transparentes.

La refracción de ondas ocurre pues al cambiar de medio, también varían la dirección al llegar a una interfase, y seguir en el otro medio, pero con distinta velocidad.

Las leyes de la refracción son: Primera: el rayo incidente (aquel que atraviesa de un medio a otro) la normal y el rayo refractado (rayo de luz desviado al ingresar en el nuevo medio), se hallan en el mismo plano. Segunda: La razón constante entre el seno del ángulo de incidencia y el de refracción es idéntica a la de las velocidades de propagación de la onda en los dos medios tomados en consideración.

Esa razón se denomina índice de refracción del segundo medio con respecto al primero, y nos muestra cuánto fue el cambio direccional sufrido. El índice de refracción del aire se lo considera que es 1, pues en ese medio, la velocidad de la luz es casi la del vacío.

Al ingresar el rayo incidente en el nuevo medio, forma con la perpendicular a éste un ángulo denominado ángulo de incidencia, y el ángulo que forma el rayo incidente con el refractado, cuando se desvía, es el ángulo de refracción.

El ejemplo más típico lo tenemos cuando introducimos una varilla en un vaso con agua y la vemos doblada, en la parte que se introduce en el agua.