Concepto de reincidencia

La palabra reincidencia hace alusión a la acción y al efecto de reincidir, vocablo que procede del latín, compuesto por el prefijo de repetición “re” y por el verbo “cadere” que significa “caer”.

La vuelta a caer que importa la reincidencia es la repetición de un error o falta. Cuando alguien se equivoca, se espera que no vuelva a cometer la misma falta, sin embargo, no son pocas las veces en que por descuido, aparente necesidad, enfernedad o intencionalmente se la vuelve a cometer. Esto ocasiona que la persona comience a perder la confianza de su entorno. Por ejemplo: “Ya te perdoné varias veces pero sigues mintiendo, tu reincidencia me obliga a desconfiar de todas tus acciones y dichos” o “Reincidí en apostar en las carreras porque sufro de ludopatía”. A veces las reincidencias son de ambas partes involucradas: “María reincide siempre perdonando a su agresivo marido, sin entender que él reincidirá en sus maltratos para con ella”.

La reincidencia en el ámbito contravencional y penal, entendida como la nueva comisión de la falta o delito ya juzgado con anterioridad, ocasiona un endurecimiento de las penas: “Otra vez pasaste con luz roja, por reincidente, la multa que deberás abonar será del doble” o “El ladrón esta vez deberá afrontar una larga condena por ser reincidente”. Condiciones familiares desfavorables o grupos de amigos que inducen a personas de carácter débil a cometer ilícitos, o la posibilidad de ganar dinero en apariencia fácil, son motivos de reincidencia. Muchas veces es el propio sistema carcelario el que al no brindar al reo la posibilidad de reinsertarse a la sociedad aprovechando el tiempo de detención para educarlo y brindarle capacitación para una salida laboral digna, lo margina y maltrata volviendo al salir a cometer los mismos delitos por los que ya estuvo en prisión.

En Medicina existe una enfermedad infecciosa, denominada fiebre reincidente, que se transmite por mordeduras de insectos, como piojos o chinches o ácaros, presentando los pacientes fiebre elevada, dolores de cabeza y musculares, sudoración y náuseas, presentándose en forma cíclica durante varias semanas si no se recibe tratamiento con antibióticos.