Concepto de sarna

La palabra sarna tal vez se haya originado en el latín “saburra” que significaba “lastre”. Se trata de una enfermedad de la piel cuyo nombre científico en humanos es escabiosis. Se trata de una patología parasitaria y contagiosa, que presenta como síntomas la presencia de pápulas de tono rojizo que causan mucha comezón. El propio término se deriva del latín “escabere” que se traduce como “rascar”.

El causante de este mal que afecta anualmente a unas trescientas millones de personas, es un ácaro muy diminuto, ovoide, que posee cuatro pares de patas, llamado científicamente “Sarcoptes scabiei” y es popularmente conocido como “arador de la sarna”.

La transmisión es por contacto directo de la piel del enfermo con la del sano. Para depositar sus huevos, que eclosionan en 21 días, estos ácaros, socavan la piel, la que reacciona con una respuesta alérgica de picor. En personas inmunodeprimidas puede resultar grave. En los países tropicales es considerada una enfermedad endémica.

Para tratar este problema se debe eliminar el ácaro y para ello existen varios fármacos que el médico debe recetar luego de una revisión clínica del paciente. Mientras tanto el que padece de escabiosis debe evitar el contacto con otras personas para no contagiarlas; lavar su ropa esmeradamente con agua caliente sin compartirla con nadie, incluyendo sábanas y toallas. Además debe lavarse las manos con mayor frecuencia que lo habitual y cortarse las uñas para evitar lastimarse con el rascado. Se debe aspirar el polvo de piso, alfombras, cortinas y muebles, donde pueden estar estos ácaros.

Si bien los animales tienen un tipo de sarna, no propagan la humana. En perros, gatos y otros animales tanto domésticos como salvajes, la sarna es producida por otro tipo de ácaros. Los perros sufren habitualmente de sarna sarcóptida que es susceptible de transmitirse a los humanos. El animal se rasca, aparecen costras, pierde peso y pelo. Hay otro tipo de sarna en el perro que es la llamada “doméstica” que no es contagiosa para las personas, y que se debe a la multiplicación exagerada de ácaros que viven normalmente en el animal, lo que ocurre por estar desnutrido o estresado, entre las principales causas.