Concepto de tubérculo

Tuberculum, diminutivo de tuber que significa tumor. En dicha palabra latina es donde se encuentra el origen etimológico del término tubérculo que hoy empleamos y al que el Diccionario de la Real Academia Española le otorga tres acepciones o significados diferentes.

La primera definición que se le otorga al concepto que nos ocupa es aquella que se emplea en el campo de la Botánica para catalogar a un tallo de tipo subterráneo que se modifica y engruesa y en el que se encuentran los nutrientes de reserva para un determinado tipo de planta.

En este sentido, es necesario subrayar que dicho tubérculo se caracteriza porque no tiene ninguna clase de escamas ni protección. Asimismo posee una parte central de forma circular y plana. Y eso sin olvidar que el tipo de reproducción de aquel se realiza bien por semilla o por plantación del mismo tubérculo. Partiendo de ello, tenemos que señalar que los tubérculos más conocidos son las patatas, las chufas, las yucas y los boniatos.

La segunda acepción que tiene este término está referida al ámbito de la medicina. En este caso, dicha palabra se emplea para definir a un producto morboso, de color amarillento, que tiene una etapa de crudeza y luego otra de reblandecimiento en la que se asemeja al pus.

Por último, el tercer significado tiene que ver con el campo de la zoología. En él se usa el término para catalogar a una protuberancia que se presenta bien en la superficie de algunos animales o bien en el dermatoesqueleto.