Concepto de bulbo

La palabra bulbo, del latín “bulbus”, designa, en Botánica, a los órganos subterráneos de las plantas bulbosas, que ofician de reservorio de nutrientes. Otros órganos subterráneos son los tubérculos, los rizomas, los cornos y las raíces tuberosas.

Este reservorio, es una muestra de la adaptabilidad de los seres vivos, ya que les es útil para la época del año en que este tipo de plantas pierde su parte aérea y permanecen es estado de vida latente. Cuando vuelve la época favorable, los bulbos permiten el nuevo desarrollo, además de ser los que permiten que la planta se multiplique.

La mayoría de las plantas bulbosas, generalmente perennes, se encuentran en zonas de clima mediterráneo, de inviernos fríos y húmedos y veranos cálidos y secos; en climas tropicales, y en regiones donde los inviernos son secos y los veranos lluviosos.

En general, los bulbos están conformados por escamas, siendo las externas carnosas y las que contienen los nutrientes de reserva.

Existen cinco tipos de bulbos, algunos comestibles y otros ornamentales:

1. Los bulbos verdaderos, que constan de cinco partes: a. un sector inferior del cual crecen las raíces, llamado disco basal b. Un tejido de almacenamiento primario, denominado escamas carnosas c. Una túnica protectora de las escamas, d. Un vástago y 5. Yemas laterales.

Los bulbos verdaderos, a su vez, pueden ser tunicados, que poseen una capa protectora para impedir que las escamas se dañen o se sequen, siendo ejemplos de este tipo, el tulipán, el Jacinto y la cebolla; o imbricados, que no tienen esa película protectora, como el caso del lirio. Pueden multiplicarse a través de sus bulbillos.

2. Los cormos, que se distinguen del bulbo verdadero, porque al partirlos a la mitad, no se observan anillos de almacenamiento. Constan de un disco basal, una delgada túnica y un punto de crecimiento. Ejemplo: el gladiolo.

3. Los tubérculos, que no tienen ni disco basal, ni túnica de protección, por ejemplo, la patata y el ñame.

4. Las raíces tuberosas: donde los nutrientes se almacenan en una raíz verdadera. Ejemplos: dalias, begonias, remolachas y zanahorias.

5. Los rizomas, que crecen bajo la tierra de modo horizontal con varias yemas, naciendo de sus nudos, raíces y brotes herbáceos, por ejemplo, el jengibre y el lirio del valle.

En Anatomía, el bulbo raquídeo, es una protuberancia que se ubica en la parte superior de la médula espinal, a la que une con el istmo y el cerebro. Se ubica en el canal cráneo-raquídeo. Su tamaño oscila entre 12 y 15 milímetros y tiene forma de un cilindro aplanado hacia atrás. Del bulbo raquídeo dependen funciones vitales, tales como la respiración y la circulación, ya que contiene centros nerviosos que las controlan.

Buscar otro concepto