Concepto de escarcha

Escarcha es un sustantivo femenino de etimología incierta, que designa a la capa fina de hielo que se forma sobre el suelo, las plantas y objetos, expuestos a la intemperie, a temperaturas muy bajas, por debajo de los 0º C, por congelamiento del vapor de agua consensado en la atmósfera, debiendo la humedad ser mayor al 60%; o del rocío matutino. Este helado manto cristalino, que requiere además cielo despejado, puede disponerse en forma de pinches, de escamas, de plumas, de olas, y es común verlo sobre los automóviles que se dejan en lugares sin techo, que sufren problemas en su batería (que se descarga), sus puertas que no abren o sus neumáticos que pierden presión.

La tierra a la noche se enfría más rápidamente que el aire circundante, que se va enfriando gradualmente y por capas, quedando el caliente más arriba y descendiendo el más frío, que, si contiene moléculas de agua, se congelan.
Las plantas son afectadas negativamente por la escarcha, especialmente ciertos cultivos como el tomate. La herbáceas perennes, pueden perder sus hojas, pero sus bulbos o raíces pueden llegar a rebrotar. en la primavera.

Las hojas por efecto de la escarcha, se ennegrecen, se marchitan, y se dice que la “escarcha las ha quemado” pues le destruye los tejidos. Las coníferas son resistentes a las heladas.

La acción del viento, si es fuerte, evita la formación de escarcha, también conocida como helada blanca.
Las rocas escarchadas también sufren un fenómeno adverso conocido como meteorización, ya que, a congelarse el agua en sus grietas, termina descomponiéndola, al aumentar el volumen del agua, con lo que ejerce presión, y fragmenta la roca.

La escarcha decorativa o purpurina es una combinación de estearina (ácido esteárico) y polvos metálicos, como cobre y zinc, plomo, usada para agregar un polvo brillante a tarjetas, láminas, imágenes religiosas o con fines cosméticos.