Concepto de vago

La palabra vago, del latín “vacus” (vacío) sin ocupación ni estabilidad, u oficio o profesión.

Con etimología en el latín “vagus” se expresa a alguien errante que va de un lugar a otro sin establecerse.

También se refiere el término vago a todo aquello que no es preciso, a algo indeterminado y confuso, sin claridad de límites. Una imagen es vaga cuando no alcanza a visualizarse con claridad, presentándose difusa.

El vago es además en biología un nervio, que también se denomina cardioneumogástrico, y tiene por misión regular la función del corazón, del tracto intestinal y los pulmones, aportando información sensoria al cerebro.

Es uno de los nervios de los XII pares craneales (el décimo) y se origina en el bulbo raquídeo (en las células del ganglio petroso) bajando por el cuello, con efectos sobre el sistema nervioso de la faringe, el esófago, laringe, tráquea, bronquios, el estómago, el hígado, el diafragma y el corazón. Contiene fibras sensitivas, motoras y órgano vegetativas.

Dependiendo del lugar donde este nervio se lesione, puede ocasionar distintos trastornos, como dificultad para tragar, si es en la zona faríngea, o disfonía o ronquera si sucede en la laringe.

Los nervios parasimpáticos ingresan al corazón a través del nervio vago, que es el que se encarga de reducir la frecuencia cardiaca (función cardioinhibidora) oponiéndose a los nervios simpáticos que la aceleran. El vagotonismo es una enfermedad genética por la cual el corazón late de modo más lento.

También tiene una función broncoconstrictora y facilita las secreciones y la motilidad digestiva. El nervio espinal es accesorio del vago.