Concepto de trigémino

La palabra trigémino procede del latín “trigeminus”, vocablo integrado por “tri” que designa al número tres, y por “geminus” en el sentido de replicado o gemelo. Por ello literalmente trigémino significa trillizo o tres seres idénticos.

El trigémino, nombre que fue acuñado en 1732 por el anatomista francés, Jacob B. Winslow (también se lo conoce como quinto par craneal) es un nervio craneal de número par, partiendo de cada uno tres derivaciones neuronales: la oftálmica (el nervio oftálmico atraviesa a la órbita por encima, ramificándose en una rama terminal interna, que es el nervio nasal; una rama terminal externa, que es el nervio lagrimal y otra media que es el nervio frontal) la mandibular (cuya rama sensitiva llega a los lados del rostro, la parte externa de la mandíbula, los dientes de la parte inferior, el piso bucal y el pabellón de la oreja. La rama motora posibilita el movimiento de los tensores del tímpano, del paladar y de los músculos masticatorios) y la maxilar (atraviesa el agujero redondo mayor y la porción inferior de la órbita, distribuyéndose en la parte anterior y lateral de la cara para darle sensibilidad, incluyendo el paladar, el labio, los dientes superiores y la nariz).

De entre los nervios craneales, el trigémino es el quinto de ellos y el más largo. Se origina en la base del cerebro, en el Puente de Varolio también conocido como troncoencefálico. Es un nervio mixto, a la vez motor y sensitivo. El trigémino otorga sensibilidad a la cabeza y a la cara. La rama motora es más pequeña y controla principalmente los músculos de la masticación. Para evaluar la sensibilidad de la cara y por ende, la función sensitiva del trigémino se usa el reflejo corneal. El paciente debe mantener los ojos abiertos y mirar hacia un lado, mientras, el médico toca la córnea desde el lado contrario. Para que la función sea normal, el paciente debe pestañear.

La neuralgia del trigémino es una afección que ocasiona un dolor intenso, crónico y punzante del lado o parte de la cara que esté afectado, durando cada episodio hasta dos minutos. En general la afectada es la población adulta. A veces no puede identificarse la causa, y otras es debido a la lesión o una presión en el trigémino o a algunas enfermedades que afectan la mielina nerviosa, como la esclerosis múltiple.