Concepto de trineo

Del latín vulgar, “traginare”, era un verbo usado para nombrar la acción de arrastrar o tirar. El francés lo tomó como “trainer” con el mismo significado, y de allí surgió el sustantivo “traîneau” que pasó al español como trineo, usado para nombrar a aquel vehículo que sirve para desplazarse por superficies heladas o nevadas, que en lugar de ruedas en su parte inferior, tiene esquíes o cuchillas, y que es tirado por perros o renos, o sin ninguna fuerza, simplemente por gravedad, desplazarse en terrenos en declive. Pueden usarse también en superficies de arena húmeda y cualquiera que posea nivel de fricción bajo.

Este medio de transporte o de diversión es de uso muy antiguo, ya que los egipcios solían usarlos para transportar mercaderías sobre las arenas del desierto, las que previamente humedecían.

En lugares nevados se usan como diversión de niños y adultos, que siguiendo ciertas reglas no resulta peligroso.
El descenso en trineo, práctica que comenzó en el siglo XIX en los Alpes suizos, en sus tres modalidades: bobsled, luge y skeleton, es un deporte olímpico de invierno. Los trineos evolucionaron en su material, de madera a acero. En el bobsled, el trineo que lleva entre dos a cuatro personas sentadas, se desplaza a gran velocidad sobre un largo tobogán de hielo. En el skeleton el piloto es uno solo y va boca abajo sobre el trineo que tiene formato de plancha. Para arrancarlo se usa el impulso del piloto que debe tener un calzado especial para correr sobre el hielo. En el luge se usa trineo y el único piloto va boca arriba, y emplea como volante una cuerda que se engancha en la parte delantera.

El legendario Santa Claus o Papa Noel viaja por el mundo repartiendo sus regalos a los niños en un trineo mágico que puede volar, tirado por renos, al celebrarse la navidad el 25 de diciembre de cada año. El mito actual dice que la morada de Santa Claus es en el Polo norte, y de allí el trineo y los renos.