Concepto de soporte

Soporte es una palabra que se compone de los siguientes términos latinos: el prefijo “sub” que designa a algo que está en una posición o parte inferior, y el verbo “portare” que designa la acción de llevar.

Un soporte es algo que sostiene por debajo, que sirve de apoyo a otra cosa, material (como por ejemplo el soporte de un televisor que lo mantiene apoyado y que no permite que se caiga) o inmaterial (como el soporte de confianza que le da un padre a un hijo para que se aventure en un proyecto que le brindará una oportunidad).

Que algo o alguien soporte a otra cosa, implica que deba aguantarlo y sostenerlo ya sea física o psicológicamente: “El tornillo que hace de soporte de este cuadro es muy débil y no logrará sostenerlo”, “Que te soporte habitualmente tus caprichos no significa que nunca me canse” o “mi marido es el soporte más importante de mi vida, ya que me brinda un sostén económico y afectivo, mientras busco empleo”.

El soporte es lo que sostiene, mantiene firme, apuntala y estabiliza. Dentro de los soportes podemos mencionar al soporte económico o financiero que es el respaldo económico que se necesita para tener solvencia y credibilidad en el mundo de los negocios. Si bien es accesorio a lo principal, muchas veces es muy necesario para que aquello que es el asunto prioritario o la cosa esencial, se mantenga firme y sustentable.

En el mercado financiero el concepto de soporte (opuesto al de resistencia) es muy importante en el análisis técnico y representa un valor de precio límite, que si baja, la fuerza de compra superará a la de venta; y por lo tanto, al no haber oferta el precio subirá a ese límite. Cuántas más veces se repita esta situación, el soporte tendrá mayor fuerza. El soporte es un precio que se mantiene relativamente barato, que si cae más no podrá sostenerse y volverá a situarse en ese nivel por la aplicación de la ley de la oferta y la demanda.

El soporte técnico es un servicio que se brinda a los usuarios de alguna herramienta tecnológica, en el caso de que presenta alguna falla, por ejemplo: “Me compré una heladera nueva, y a los dos días dejó de andar, así que llamaré al comercio que me la vendió para que me dé el teléfono del soporte técnico para que me la reparen ya que está en garantía” o “Compré una computadora y el vendedor se ofreció a darme el soporte técnico por dos años, en forma gratuita”.