Concepto de abominación

El verbo abominar, de donde deriva abominación, procede etimológicamente del vocablo latino “abominari” con el significado de condenar, maldecir o aborrecer a sujetos o a objetos. Podemos traducir “ab” como alejamiento y “ominis” como presagio El objeto de la abominación es algo despreciable y maldito, y presagia algo malo y funesto. Muchos términos bíblicos han sido traducidos como abominación. Se consideran abominaciones negar a Dios, mentir, matar, ser orgulloso y otros pecados. En el Levítico tomar a un varón como mujer (tener relaciones homosexuales) era considerada una abominación, aunque la mayor parte de las veces en que se habla bíblicamente de abominación es con referencia a la idolatría, o sea a adorar falsos dioses, es por ello que cabe suponer que la abominación con que se considera se califican las prácticas homosexuales son solo con referencia a los cultos de idolatría.

Concepto de abominacion

Lo que es abominable provoca terror y repulsión, rechazo y uno siente deseos de huir ante su presencia. En el género literario, teatral o cinematográfico del terror se usan personajes y cosas abominables con el fin de asustar al lector o espectador.

En 1957 la película británica “El abominable hombre de las nieves” perteneciente al género fantástico, llevaba al cine la historia del “yeti”, el legendario y gigante simio. La película ‘El abominable Dr. Phibes’ de 1971, mezcla lo terrorífico con lo grotesco en una historia que se mueve en torno a la venganza, planeada de modo cruel y perverso. En el año 2006 se estrenó la película “Abominable” bajo la dirección de Ryan Schifrin que trata de un monstruo que causa terror en las montañas, y del que son víctimas un grupo de jóvenes que se encuentran de excursión.