Concepto de artificial

La palabra artificial se originó en el latín “artificialis” a su vez integrada por “ars” = “trabajo creativo”, el verbo “facere” = “hacer” y el sufijo de relación “alis”.

Artificial es todo aquello que no es creación de la naturaleza sino elaboración humana, producción cultural, logrado gracias al don de la inteligencia que les permitió a las personas hacer su vida más fácil, placentera y cómoda, muchas veces imitando lo que estaba dado.

Ejemplos

Concepto de artificial

Las flores artificiales por ejemplo, son copia de las naturales, confeccionadas con papel, telas, materiales plásticos, etcétera. También son muy utilizados los céspedes artificiales hechos con materiales sintéticos. Muchos juguetes son réplicas artificiales de seres vivos, como las muñecas o los soldaditos. El hombre ha sido capaz de crear ecosistemas artificiales como son por ejemplo las ciudades o los invernaderos.Los lagos artificiales (presas, pantanos o embalses) logran contener el agua para luego ser usada con fines de consumo, generación de electricidad o riego.

Los satélites artificiales

Los satélites artificiales son naves espaciales, que orbitan alrededor de planetas o asteroides y que han sido enviados al espacio en algún vehículo de lanzamiento, cohete o trasbordador espacial, que los coloca en el espacio liberándolos a una velocidad precisa para que orbiten. La Luna por ejemplo, es de la Tierra su satélite natural, pero nuestro planeta tiene además otros muchos satélites artificiales

La inteligencia artificial

La llamada inteligencia artificial, es una creación revolucionaria que logró el hombre merced a los avances de la Informática, la Matemática, la Lógica y la Filosofía, que le permitió fabricar máquinas que piensan, imitando a lo que ocurre en el cerebro humano, lo que comenzó a gestarse desde 1956, aunque lógicamente estos cerebros no piensan por sí mismos, sino que deben ser operados y programados por personas.

“Inteligencia artificial” es también el nombre de una película que se estrenó en 2001, bajo la dirección de Steven Spilberg, donde David, el protagonista parece un niño real, pero es un humanoide (hay muchos más) que logra no solo pensar sino también sentir.