Concepto de beneficencia

El origen etimológico del vocablo beneficencia, lo encontramos en el latín “beneficentia”, integrado por “bene” adjetivo que indica que algo es bueno y el verbo “facer” en el sentido de “hacer”. Beneficencia entonces es el hecho de hacer el bien o algo bueno y generoso.

La beneficencia se manifiesta en actos benéficos que realizan personas físicas o jurídicas, individuales o grupales, públicas o privadas, con el objetivo de ayudar a quienes lo necesitan, ya sean niños, adultos, ancianos, familias, grupos o instituciones. La beneficencia se asocia a la filantropía, la empatía, la caridad, la cooperación y la solidaridad, al sentido de equidad, de dignidad humana y de progreso social y moral.

Concepto de beneficencia

Las instituciones dedicadas a la beneficencia, son las Fundaciones, que no pueden tener ánimo de obtener lucro o ganancias, lo que no significa que no puedan incrementar sus bienes pero éstos tienen el objetivo de cumplir el fin solidario.

La beneficencia consiste en la donación de tiempo, amor, dinero, comida, ropas, juguetes, etcétera. Ejemplos: “Estoy agradecida con la vida porque tengo un holgado pasar económico, por eso realizo actos de beneficencia, donando dinero a comedores comunitarios, hospitales, orfanatos y asilos”, “No es beneficencia ni caridad ayudar a tu familia, es un deber legal, ya que la obligación almentaria entre parientes puede exigirse jurídicamente”, “No trabajo aún, pues soy estudiando, pero hago mi aporte de beneficencia, ayudando a hacer las tareas a los niños que concurren al comedor comunitario”, “La beneficencia me llena el corazón. Cada año regalo juguetes para navidad a los niños de barrios humildes” o “La institución de beneficencia brinda asistencia gratuita a las madres sin hogar”.

Siempre existen personas que atraviesan situaciones difíciles y necesitan de la ayuda de otros para salir adelante. Sin embargo, la beneficencia debe realizarse solo con sentido de ayuda y colaboración, pero no para hacer sentir a quien recibe el beneficio, que es un ser inferior y que debe mostrarse agradecido, sino como una muestra de amor y de fraternidad humana. La beneficencia y la caridad son virtudes aconsejadas tanto por laicos como por religiosos, para el pleno desarrollo del ser humano, que ayuda tanto a quien la recibe como al benefactor, que siente que es útil y goza de contribuir a aliviar el sufrimiento ajeno, o a aumentar la dicha del prójimo.