Concepto de brujería

Se denomina brujería aquellas prácticas que con supersticiones y magias llevan a cabo las brujas o brujos en general con el fin de provocar un cambio en la evolución natural de los acontecimientos. Son personajes peculiares que están asociados a habilidades sobrenaturales como curar enfermedades o provocarlas, recuperar amores, trabajos, o hacer que otros se vean privados de ellos, según su magia sea blanca o negra.

Entre los aborígenes americanos los chamanes son los brujos de la tribu, muy respetados por conocer los poderes de las hierbas medicinales y combinarlas en prácticas curativas. En África todavía abundan los chamanes y sus conocimientos son valorados por los pobladores que los consideran sabios e intermediarios con las fuerzas del más allá. Europa no escapó de estas prácticas, y la brujería fue un recurso que emplearon pueblos culturalmente muy avanzados como Grecia o Roma para curar dolencias u obtener buenas cosechas. Incluso en la Antigua Roma existía el colegio de los augures, cuyos miembros vaticinaban observando el modo en que volaban las aves, o las entrañas de los animales que sacrificaban, los destinos de su nación. Si bien no eran considerados brujos, ya que pertenecían a una elite, también eran una especie de magos de mayor categoría social.

Concepto de brujeria

En occidente, la práctica de la brujería estuvo asociada desde la consolidación del cristianismo en la Edad Media a la realización de hechizos y conjuros donde se invocaba al Diablo para conseguirlos. La brujería fue calificada de herejía y procuraron desterrarla, por ser anti cristiana. Fueron objetos de persecución entre mediados del siglo XV y mediados del siglo XVIII, siendo un cargo muy grave ser acusado de realizar estas prácticas demoníacas, que se asoció a las mujeres campesinas. Se las diferenció con las hechiceras residentes en las ciudades, argumentando que las brujas habían realizado un pacto con el demonio.

Muchos cuentos infantiles recurren a la brujería para caracterizar a personajes maléficos, como por ejemplo la bruja de Blancanieves.