Concepto de agorero

Agorero es todo aquel o aquello que anuncia lo que sucederá, y, si bien puede ser bueno o malo, en general, se aplica cuando se conjetura una desgracia. El vocablo se integra con el término “agüero”, a su vez, derivado de augurio, que se refiere a un presagio. En la antigua Roma, funcionaba, dentro de los colegios sacerdotales, uno especial, el de los augures, cuyos miembros adivinaban el futuro de acuerdo a ciertos elementos tomados de la naturaleza, y sus presunciones eran tenidas muy en cuenta para tomar decisiones trascendentales, como, por ejemplo, declarar una guerra.

Muchos animales, fueron considerados agoreros por obra de la superstición, como el caso de los gatos negros, asociados a las prácticas de la brujería. Otro animal de mala fama, por ser agorero, es el búho, y, también, las mariposas nocturnas, con dibujos de círculos en sus alas, son consideradas, en algunas culturas, como mensajeras de fuerzas demoníacas.

Se aplica, también, a las personas que son pesimistas, y siempre están comentando, presintiendo o anunciando que pasarán cosas malas y funestas. Son, además, petulantes, pues están convencidos que no se equivocarán. Los agoreros crean un clima tenso a su alrededor, alegrándose si lo que predijeron, por casualidad, se cumple; por lo que la gente comúnmente los rechaza, ya que nadie quiere que le estén anunciando infortunios, ya que la mala energía, se siente y se sufre.

Los agoreros presienten y vaticinan lo que ocurrirá, sin bases científicas, y, en la mayoría de los casos, sin sentido común, basados en creencias mágicas o en experiencias pasadas poco gratificantes, por ejemplo: “Pasé por debajo de una escalera, y el agorero de mi amigo se escandalizó pues está seguro que a partir de ahora me ocurrirán cosas terribles”, “Me encontré con un gato negro, y, si fuera agorero, me asustaría; sin embargo, acaricié al animalito, que era pura ternura”, “Tengo un vecino agorero, que dice que en cualquier momento alguien sufrirá un accidente o un evento desafortunado en nuestra cuadra, ya que cree que la persona que se mudó recientemente tiene aspecto de traer mala suerte”, “Los agoreros anuncian el fin de la familia, pero solo están surgiendo nuevos tipos de ella” o “Mi padre se hace el agorero y dice que este año habrá tormentas fuertes, sin saber nada de meteorología”.