Concepto de categoría

Del término griego “katigoria” (de donde “kata” es contra y “agorevo” significa acusar en el mercado frente al público), el vocablo pasó a ser empleado por el filósofo griego Aristóteles para referirse a “afirmar” las cualidades o atributos del sujeto, los diferentes modos del ser; lo que de él puede predicarse, siendo estas categorías abstractas y generales a las que Aristóteles sistematizó: la sustancia, la cantidad, la cualidad, la acción, el hábito, el lugar, la situación, la pasión, la relación y el tiempo. Por lo tanto, el ser es esencia, es cantidad, es cualidad, etcétera.

Modernamente, podemos definir la categoría como aquella determinación conceptual que permite dar una organización racional al conocimiento de la realidad.

El filósofo Immanuel Kant (1724-1804) al postular la existencia de un conocimiento cierto y universal, realizó una síntesis entre empirismo y racionalismo, tratando de ver la importancia de ambos en la formación del conocimiento. Éste comienza con la experiencia sensible, pero son las categorías de la razón, las que le dan forma a esa experiencia que se presenta desordenada y caótica, siendo ésas categorías del entendimiento: la cantidad (unidad, pluralidad y totalidad) la cualidad (realidad, negación y limitación) la relación (sustancia-accidentes, causa-efecto, y acción recíproca entre agente y paciente) y la modalidad (existencia-inexistencia, posibilidad-imposibilidad y necesidad-contingencia).

También se llaman categorías a los grados que se imponen en una profesión o empleo, y también en ciertas competencias deportivas como el boxeo (por peso) o en el fútbol (por edades). Las categorías sociales (agrupación de individuos en base a un indicador común) son las clases que en el mundo capitalista se reconocen entre las personas por su nivel socio-económico.