Concepto de control de cambio

Se denomina control de cambio a la acción del Estado de supervisar y limitar, total o parcialmente, las operaciones de compra venta de divisas dentro del territorio donde ejerce la soberanía, con efectos sobre la balanza de pagos.

La gente compra divisas para viajar, para ahorrar, para pagar productos que importa (compra a otros países) etcétera.

En este caso, cuando hay control de cambio, el precio de las divisas no es fijado por la oferta y la demanda, sino en un cierto valor, que no coincide con el real, que se negocia en el mercado paralelo. Otra forma de control es impedir la compra de divisas o restringirlas.

La finalidad es la protección de las reservas en moneda extranjera del Estado y evitar la fuga de capitales.

Cuando los Estados se encuentran en estado deficitario implementan el control cambiario, como ocurrió en Venezuela a partir de 1983. Los particulares ciando ven que el Estado está en crisis pretenden refugiarse en divisas, para proteger sus ahorros, y esto ahonda el problema al aumentar el valor de la moneda extranjera con respecto a la del país, desestabilizando aun más la economía.

Argentina también ha instrumentado el control cambiario, estableciendo un precio para el dólar oficial, y debiendo los particulares solicitar permiso para la compra de moneda extranjera, que solo se concede en ciertos casos puntuales, y de acuerdo a la capacidad contributiva de cada solicitante.

Los países de la Unión Europea poseyeron también un control de cambio (MEC) a partir del año 1979, para lograr en el continente europeo cierta estaibidad en sus respectivas monedas, lo que más tarde se unificó en una moneda común: el euro, en 1999.