Concepto de criollo

La palabra criollo tiene un origen etimológico dudoso, aunque la mayoría de los filólogos, entre ellos Coromidas, lo derivan de “crío” pues fue el nombre que le dieron los españoles a su descendencia nacida en territorio del Nuevo Mundo (América hispánica). La RAE lo hace derivar del portugués “crioulo”, que se usaba en Brasil para identificar a los esclavos, hijos de africanos, que nacían en su territorio.

El criollo era descendiente directo de españoles, siendo de ese origen su padre y su madre (los hijos nacidos en América pero con sangre española e india eran llamados mestizos). El criollo adquirió su idiosincrasia y su arraigo al territorio americano, sintiéndose diferenciado de los lazos que lo unían con la Metrópoli, especialmente porque si bien pudo adquirir un status económico elevado gracias a las actividades mercantiles que se les permitía desempeñar, tuvo que soportar las restricciones del monopolio comercial impuesto por la Corona. Otras actividades que desarrollaban los criollos era como hacendados, mineros y miembros del clero.

Concepto de criollo

La dinastía de los Borbones fue la que estableció las diferencias entre españoles y criollos, ya que la dinastía anterior, la de los Austrias consideraba al territorio americano como una provincia de ultramar sin establecer diferencias entre americanos y españoles. Los Borbones fueron los que cambiaron el estatus de esas provincias de ultramar a la de colonias, de las que solo les interesaba aprovecharse.

Los cargos políticos relevantes eran solo desempeñados por españoles. La discriminación de los criollos originó ansias de libertad y autonomía, que impulsó a conspiraciones y revueltas, que desembocaron en luchas independentistas, naciendo una América independiente, por parte del grupo de los criollos, que en la zona del Río de la Plata, habían probado su poder, al lograr expulsar la invasión de los ingleses durante 1806 y 1807.

Actualmente en América latina se llama criollos a los habitantes autóctonos, en especial de las provincias, sin que haya en su sangre aportación de inmigración europea.