Concepto de dominación

Se entiende por dominación la consecuencia de la acción de dominar, que implica que alguien se adueñe de las actitudes ajenas para que haga lo que otro desee y no ejerza su voluntad en forma plena. La dominación puede ser ejercida por cualquier animal sobre otro, incluido el hombre, que conoce otras formas de dominación, además de la que se logra por la fuerza, típica del todos los animales.

Quien domina ejerce el poder sobre otro sujeto que lo obedece tanto, que resulta sometido, a veces reconociendo a quien lo domina como autorizado a ello (por ejemplo un hijo con respecto a su padre) y en otros casos haciéndolo por temor, como cuando un ladrón ejerce dominación sobre su víctima con un arma para que le entregue dinero, o el marido sobre la mujer o el patrón con respecto a su empleado.

Cuando quien ejerce el poder en la sociedad humana, está reconocido social y legalmente como tal, se dice que posee autoridad, aunque para algunos no todo poder es dominación, sino que el poder dominante sería un caso más extremo de autoridad, llamado autoritarismo, donde el dominado no tiene ninguna posibilidad de discutir las órdenes que se le imparten.

El sociólogo alemán Maximilian (Max) Weber (1864-1920) distinguió entre la dominación carismática, basada en las características personales de quien posee la condición de líder, de héroe, de santo, de ejemplo, casos que despiertan adhesiones, como en el caso de los jefes guerreros, los profetas o los políticos; la dominación tradicional basada en normas de uso, tradiciones y en costumbres, por ejemplo la de los reyes para con sus súbditos; y la dominación legal, sustentada en normas jurídicas.

Otra aplicación es la referida al hombre con respecto a la naturaleza, cuya relación fue de dominio, al transformarla a su capricho en bienes culturales.