Concepto de libertario

la palabra libertario es un adjetivo que se integra con los siguientes términos de origen latino: “libertas” en el sentido de “libertad” y el sufijo “ario” que denota que se trata de ser “partidario de”. Un libertario es aquel que pregona y adhiere a la concepción de la libertad absoluta, donde se excluye toda forma de dominación y predeterminación ideológica o religiosa. Este es el sentido que se usó durante el iluminismo que impulsó la Revolución Francesa, donde los libertarios se oponían al determinismo, por ejemplo, de los calvinistas, sosteniendo la existencia de la libertad metafísica.

En lo social, los libertarios han sido los que rechazaron la esclavitud y toda forma de diferenciación social estratificante.

En lo político, los libertarios son aquellos que poseen deseos de liberación de un Estado colonial sobre su metrópoli, o directamente de aquellos que quieren eliminar el Estado como entidad política, postulando el anarquismo.
Podemos mencionar como libertario en este último sentido a Joseph Déjacque, anarquista francés que vivió entre los años 1821 y 1864, quien usó por primera vez la palabra libertario en su crítica al también revolucionario anarquista, Proudhom, en una carta que le escribió en 1857 y donde le negó la calificación de libertario y le adjudicó la de “anarquista a medias”.

Las obras de Déjacque se publicaron en el periódico comunista libertario "Le Libertaire, Journal du Mouvement social", entre 1858 y 1861. Esta identificación de libertario con anarquista comenzó a ser rechazada desde mediados del siglo XX, refiriéndose a libertario como todo aquel que estaba contra la autoridad y el autoritarismo. Un ejemplo de libertario de este período fue el filósofo anarquista, novelista y periodista francés, Albert Camus (1913-1960).