Concepto de desobediencia

la palabra desobediencia alude al efecto de desobedecer, vocablo latino compuesto por los prefijos de negación o privación, “dis”, y “ob” = “sobre” o “encima”, más el verbo “audire” que puede traducirse como “oír” o “escuchar”.

La desobediencia implica no acatar órdenes, por parte de una persona o animal, dadas por alguna autoridad legítima o ilegítima, por ejemplo: “Mi perro muestra gran desobediencia a cualquier orden que le doy, hace lo que quiere, así que llamaré a un adiestrador”, “Los niños pequeños de mi clase, presentan una conducta desobediente que veré con qué estrategia corregir” o “Los captores le ordenaron a la víctima permanecer quieta y silenciosa en su lugar de cautiverio, pero gracias a su desobediencia, los vecinos escucharon los gritos, y llamaron a la policía que lo liberó”.

La desobediencia civil ocurre cuando la población de un Estado en su conjunto o gran parte de ella, se niega pacíficamente a cumplir una norma legal o varias; o una medida política, de modo consciente y por alguna razón que consideren justa, para lograr reemplazarla por otra u otras que tiendan al bien común, aunque esto les acarree soportar un castigo. Se expresa de tal modo de captar la atención de la opinión pública, para que la mayor cantidad de personas conozcan la situación y así crear conciencia colectiva y lograr apoyo. La desobediencia civil es tolerada en las democracias, pero reprimida en los sistemas dictatoriales.

En muchas ocasiones el motivo es el rechazo al pago de impuestos arbitrarios, como la decisión que tomó el anarquista Henry David Thotreau, de nacionalidad estadounidense quien se negó a pagar un impuesto que se usaría para pagar la intervención en México, hecho que le resultaba intolerablemente injusto. A raíz de ello publicó en 1849 su libro “Desobediencia Civil”.

El abogado y político indio, Mahatma Gandhi (1869-1948) arengó a su pueblo a la desobediencia civil contra el gobierno británico, cuando las leyes que les impusieran fueran injustas, como la que les prohibía a los campesinos cultivar alimentos que necesitaban para vivir y debían cultivar índigo, para extraer tinturas, ya que de las hojas y tallos de este arbusto se obtiene un colorante de tonalidad azul oscura.